martes, 2 de agosto de 2016


Legumbres. Fotografía: Pixbay.
Por todos es sabido que el sedentarismo, el tabaquismo o el alcoholismo disminuyen la esperanza de vida. Ahora se ha demostrado que la sustitución de proteínas de origen animal por otras de origen vegetal puede reducir el riesgo de muerte.

"Mientras que los estudios anteriores se han centrado principalmente en la cantidad total de ingesta de proteínas, nuestro estudio analiza qué fuentes proteicas son más saludables”, explica Mingyang Song, investigador en el Hospital General de Massachusetts. Miembros de este hospital y de la Escuela de Medicina de Harvard han empleado datos de dos estudios dietéticos que llevan 32 años analizando nuestras costumbres alimenticias.

Los resultados mostraron que los 131.342 participantes ingerían de media en sus dietas un 14% de proteína animal frente a un 4% de proteína vegetal. Según este trabajo al incrementar un 10% la ingesta de proteínas animales se aumentan un 8% las probabilidades de morir por enfermedades cardiovasculares y un 2% por otras causas. Sin embargo si se aumenta un 3% el consumo de proteínas vegetales se ha observado una caída del 12% en las posibilidades de morir por un problema cardiovascular.

Como dato curioso, en individuos con un estilo de vida saludable no se apreció esta relación. También se ha evaluado la mejor carne para llevar un estilo de vida saludable y ha resultado ser la de pescado o pollo.

El estudio ha sido publicado en JAMA Internal Medicine.

Fuente: Agencia SINC.

0 comentarios :

Publicar un comentario