lunes, 18 de julio de 2016


Se han publicado los resultados más precisos sobre la energía oscura, la responsable de la expansión acelerada del universo. Los autores del trabajo son unos astrónomos pertenecientes al equipo internacional que lleva a cabo el proyecto SDSS-III (Sloan Digital Survey III, Cartografiado Digital del Cielo SLOAN en castellano).

Imagen de una vigésima parte del cielo. 6.000 millones de años
luz de ancho y 4.500 millones de años luz de alto. Cada punto es
una galaxia hace 6.000 millones de años. Fotografía: Daniel
Eisenstein y SDSS-III.
Entre los cientos de investigadores que firman el estudio se encuentran Marcos Pellejero Ibáñez y José Alberto Rubiño pertenecientes al Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC). Además ha participado el Instituto de Ciencias del Cosmos de la Universidad de Barcelona (ICCUB) y el Instituto de Física Teórica (UAM-CSIC).

Gracias al programa Baryon Oscillation Spectroscopic Survey (BOSS), han elaborado el mayor mapa tridimensional de 1,2 millones de galaxias lejanas presentes en un volumen de 650 millones de años luz, equivalente a más de un cuarto del cielo. Este mapa les ha servido para medir esa aceleración y así determinar las cantidades de materia y energía oscura que componen el universo en la actualidad.

Con BOSS se puede calcular el ritmo de expansión del universo. Para ello se mide el tamaño de las oscilaciones acústicas bariónicas (BAO), unas ondas de presión que viajaban por el universo temprano (a los 380.000 años) a través de la materia. En ese momento fue cuando se formó el fondo cósmico de microondas (CMB), una radiación que permanece intacta desde entonces y que es la que nos permite estudiar la densidad de la materia del universo en épocas más primitivas.

Como resultado se ha observado que las galaxias están separadas por una distancia característica (“escala acústica”), determinada ahora con precisión gracias a las mediciones del satélite Planck, el cual, la estima en 481 millones de años luz.

Para conseguir la medida del tamaño de estas ondas gigantes se elaboró con BOSS el que es hasta ahora el mapa galáctico más grande. Se sabía que la energía oscura influía de manera significativa al crecimiento del universo desde hace unos 5.000 millones de años, por lo que se diseñó para medir desde antes, unos 7.000 millones de años hasta la actualidad.

Gracias a este mapa se ha visto también que el universo se mueve hacia regiones con más materia, debido a la atracción gravitatoria. Además, se ha comprobado que los resultados concuerdan con las predicciones de la Teoría de la Relatividad General.

Sección del mapa del BOSS. A la izquierda un recorte de 100 grados cuadrados celestes con  120.000 galaxias.
Fotografía: Jeremy Tinker y SDSS-III.
Todo el estudio se ha publicado en un artículo principal y 12 secundarios en la revistan Monthly Notices of the Royal Astronomical Society.

Fuente: Agencia SINC.

0 comentarios :

Publicar un comentario