lunes, 25 de julio de 2016


Fotografía: Pixbay.
Los pájaros tienen a chocarse menos que los humanos. Nosotros calculamos la distancia hasta los objetos y con ello sabemos cuál va a pasar antes o más rápido junto a nosotros. Para saber si estos voladores animales siguen esta técnica, científicos de la Universidad de Columbia Británica en Vancouver (UBC) realizaron un experimento.

Emplearon colibrís de la especie Calypte anna, unos animales que habitan en América del Norte. “Los pájaros vuelan más rápido que los insectos y, por tanto, es más peligroso para ellos si colisionan con algo. […] Queríamos averiguar cómo los colibríes evitan las colisiones, y resulta que usan su entorno de manera diferente a cómo lo hacen los insectos cuando llevan un rumbo preciso”, dice Roslyn Dakin autor principal del estudio y estudiante de postdoctoral de la UBC.

En el siguiente video se puede ver como se ha introducido un ave en un túnel de 5,5 metros de longitud vigilado por 8 cámaras. Dicho habitáculo se ilumina con diferentes luces de colores y los laterales se sombrean con líneas verticales de diferentes grosores. En un extremo hay un columpio donde posarse y en otro agua con azúcar.


“Cuando los objetos crecen de tamaño puede indicar cuánto tiempo queda hasta que colisionan, incluso sin realmente saber el verdadero tamaño del objeto”, apunta Dakin. “A lo mejor esta estrategia les permite evitar con más precisión las colisiones mientras emprenden las diferentes velocidades de vuelo”, subraya la experta.

No obstante, para determinar la altitud, los investigadores descubrieron que los colibríes usan las mismas técnicas que los insectos, que utilizan la velocidad de imagen en el eje vertical. Cuando los patrones de los muros simularon subir o bajar, los científicos observaron que los pájaros ajustaron su vuelo y volaban a mayor o menor altitud.

Los resultados han sido publicados en PNAS.

Fuente: Agencia SINC.

0 comentarios :

Publicar un comentario