viernes, 10 de junio de 2016


Fotografía: Captura de pantalla.
En la Universidad de Marburgo (Alemania) han hallado un método eficaz y barato para producir luz visible. Lo consiguen gracias a un compuesto a base de estaño y azufre con ligandos orgánicos. Este compuesto trasforma la luz con longitud de onda en el infrarrojo cercano, en otra blanca.


Con un láser dirigiendo la luz infrarroja hacia el compuesto, se altera su longitud de onda gracias a un proceso fisicoquímico. De este modo consiguen luz visible para el ojo humano. Esta luz es similar a la de una luz halógena de tungsteno.

Esta luz puede dirigirse de forma direccional por lo que se podría utilizar en microscopios u otros sistemas de proyección. Además, el sistema empleado posee materiales económicos, escalables y fáciles de conseguir.

Todo esto ha sido publicado en la revista Science.

Fuente: Agencia SINC.

0 comentarios :

Publicar un comentario