jueves, 12 de mayo de 2016


Amphipholis linopestusi, orfiuroideo estudiado en la investigación de Nueva Caledonia.
Fotografía: C. Harding.
Los ecosistemas más grandes e inexplorados de la Tierra son aquellos que se encuentran en aguas profundas. Es por ello que la diversidad de vida que hay allí sea poco conocida. Hasta ahora no se había realizado una evaluación global de dicha riqueza. Científicos de Reino Unido, Australia y Canadá han recopilado la información extraída de un millar de expediciones oceanográficas para subsanar esta falta. Por desgracia la pesca de altura y la minería está creciendo en estas regiones.
Tras elaborar este trabajo se ha decretado que los modelos biológicos de estas especies son diferentes de los de las criaturas de tierra o aguas poco profundas.

Skipton Woolley, investigador del Museo Victoria de Melbourne (Australia) ha liderado el trabajo. Ahora presenta junto a su equipo la distribución de 2.099 especies de ofiuroideos y de otros organismos eurihalinos. El estudio comparó los patrones de biodiversidad en tres profundidades diferentes del océano: la plataforma continental (de 20 a 200 m), la parte superior del talud continental (200 a 2.000 m) y de alta mar (de 2.000 A 6.500 m).

Macrophiothix spongicola hallada en Australia. Fotografía: J. Finn.
Los autores hallaron que las especies de aguas profundas tienen picos de riqueza biológica en las latitudes más altas, si se compara con la plataforma continental y el talud continental superior. También han descubierto que la proximidad con el margen continental, donde un continente se topa con el fondo del océano, es un predictor significativo de la diversidad en las profundidades.

Se ha publicado este trabajo en la revista Nature.

Fuente: Agencia Sinc.

0 comentarios :

Publicar un comentario