jueves, 19 de mayo de 2016


Comparación del tamaño de un ejemplar salvaje (arriba) y uno transgénico (arriba).
Fotografía: IATS-CSIC.
Entre el CSIC y otros organismos como la Universidad de Vigo, el Instituto de Bioquímica y Fisiología Evolutiva de San Petersburgo (Rusia), los Institutos Noruegos de Alimentación, Pesquerías e investigación en Acuicultura de Noruega y la Universidad de Vanderbilt (Estados Unidos) han logrado identificar un mecanismo genético a través del cual podemos obtener peces más grandes. Un estudio que puede aportar grandes mejoras a la eficiencia alimenticia y sostenibilidad de los peces criados en acuicultura ya que no se aumentan sus niveles de grasa ni se modifica su perfil de lípidos. De llevarse a cabo en masa podrían obtenerse mejores disponibilidades de pescado a precios más asequibles.

“Al bloquear el sistema hormonal en el pez cebra se modifican los sistemas neuronales que regulan la saciedad, por lo que estos animales podrían comer más. Cuando se alimentan con la misma cantidad de comida que los peces no modificados, su peso aumenta hasta en un 60% y crecen un 15% más en longitud, demostrando una mayor eficiencia alimenticia”, explica el investigador del CSIC José Miguel Cerdá, del Instituto de Acuicultura Torre de la Sal.

Pez cebra salvaje no transgénico. Fotografía: IATS-CSIC
El mecanismo en cuestión se basa en la inhibición del sistema hormonal de melanocortinas. Además de la saciedad también controla la pigmentación dorso ventral, así los peces transgénicos serían fácilmente identificables, como explica el investigador del CSIC Josep Rotllant, del Instituto de Investigaciones Marinas de Vigo. Un caso conocido es el del salmón transgénico aprobado en EE.UU. a finales del pasado año.

“Además, a diferencia de los peces cebra de nuestro trabajo, los salmones transgénicos necesitan comer mucho más para crecer más y su aspecto es el mismo que el de sus congéneres no modificados”, comenta Cerdá.


Todo el trabajo ha sido publicado en la revista Hormones and Behaviour.

Fuente: CSIC.

0 comentarios :

Publicar un comentario