miércoles, 6 de abril de 2016


El lupus es una enfermedad que padecen entre 40.000 y 50.000 personas en España. Con el estudio realizado entre el CSIC y la Universidad de Oviedo, se ha demostrado que enriqueciendo la microbiota de los afectados con bacterias beneficiosas se consigue asemejarla más a la de personas sanas.

Microbiota fecal aislada. En rojo bacterias vivas y en verde muertas. Fotografía: CSIC.
Las bacterias se ponen en contacto con las células inmunes y restablecen parcialmente el equilibrio inmunológico. Se ha conseguido averiguar esto gracias a estudios anteriores en los que se habían detectado poblaciones microbianas en las heces de personas sanas y enfermas de lupus. Estas bacterias se manifestaban por un descenso de la ratio Firmicutes/Bacteroidetes.

“Hemos comprobado que cuando estas bacterias se ponen en contacto con las células inmunes se corrige parcialmente el desequilibrio inmunológico que padecen las personas lúpicas”, señala el investigador del CSIC Abelardo Margolles, del Instituto de Productos Lácteos de Asturias.
Con este estudio se planean soluciones basadas en el empleo de probióticos, prebióticos o modificaciones de la dieta. “Las aplicaciones son muy prometedoras, aunque tienen que ser validadas experimentalmente en modelos in vivo” afirmó Margolles.

Nuestro sistema inmunitario está diseñado para erradicar o expulsar a las substancias ajenas o extrañas al cuerpo. Los afectados por lupus ven su sistema inmunitario afectado y esta enfermedad ataca a las células y tejidos sanos. Afecta sobre todo a mujeres de entre 15 y 44 años. Estas pueden llegar a sufrir consecuencias como manifestaciones cutáneas, articulares o renales.

El trabajo se ha publicado en la revista Scientific Reports.

Fuente: CSIC.

0 comentarios :

Publicar un comentario