jueves, 24 de marzo de 2016



El dodo (Raphus cucullatus) era un ave no voladora que podía llegar a un metro y pesar 18 kg. Su último ejemplar se documentó en 1693. La isla Mauricio poseía sus únicos ejemplares y tras la colonización de los holandeses y en menos de cien años, la especie desapareció.

Se conserva un esqueleto completo y varios huesos encontrados por el barbero y naturalista Etienne Thirioux entre 1899 y 1910. Con ellos se ha realizado un atlas anatómico tridimensional. Utilizando un escáner láser se ha conseguido el tratado más amplio sobre los huesos de este animal. Gracias a este atlas podemos ver sus proporciones relativas exactas o saber cómo andaban.

"Representa el esfuerzo de un amplio equipo de científicos internacionales durante más de cinco años" explica Hanneke Meijer, investigadora de los Países Bajos que contribuyó al proyecto durante una estancia en el Instituto Catalán de Paleontología Miquel Crusafont (ICP) y que en la actualidad trabaja en la Universidad de Bergen (Noruega).

Ha sido publicado en la Society of Vertebrate Paleontology Memoir.

Fuente: Agencia SINC.

0 comentarios :

Publicar un comentario