martes, 9 de febrero de 2016


Fotografía: Pixbay.
Tras tres semanas de alimentar cerdos con una dieta alta en colesterol y grasas saturadas, se ha logrado reducir un 18% el colesterol total en sangre y un 28% las concentraciones de colesterol LDL o “malo”. El estudio se ha basado en el empleo combinado de un prebiótico, la β ciclodextrina, y un probiótico, la bacteria Lactobacillus acidophilus. Lo ha conseguido un equipo liderado por investigadores del CSIC, en concreto del Instituto de Productos Lácteos de Asturias y del Instituto de Investigación en Ciencias de la Alimentación, también de la UAM. Ha colaborado en el estudio la Universidad de Oklahoma (EE.UU).

Esta investigación podría aplicarse a la elaboración de productos lácteos funcionales mediante la incorporación de un probiótico y un prebiótico capaces de asimilar y secuestrar el colesterol. “Además, la β ciclodextrina actúa como una trampa en el interior del intestino, inhibiendo la absorción del colesterol de la dieta”, precisa Leocadio Alonso, investigador del CSIC en el Instituto de Productos Lácteos de Asturias. Además, el autor nos segura que todo esto implicaría una mejora cardiovascular y un menor riesgo de sufrir enfermedades coronarias.

El trabajo aparece publicado en la revista BritishJournal of Nutrition.

Fuente: CSIC.

0 comentarios :

Publicar un comentario