jueves, 18 de febrero de 2016


Tras un estudio en el que se han investigado genomas de varios neandertales, se ha concluido que el cruce entre los Homo neanderthalensis y los Homo sapiens se produjo hace más de 100.000 años. Esto supone adelantar la primera hibridación entre estas dos especies en 50.000 años.
El investigador del MNCN (CSIC) Antonio Rosas, comenta que el trabajo plantea un nuevo escenario: “Hace más de 100.000 años se produjo la primera salida de humanos anatómicamente modernos fuera de África. Estos humanos se cruzaron con una población de neandertales, que posteriormente pudo desplazarse al sur de la actual Siberia, portando los genes sapiens”. Se cree que el cruce podría haber tenido lugar en Oriente Medio.

Con este nuevo estudio se puede confirmar que los humanos modernos aportaron genes a las poblaciones neandertales: los sapiens y los neandertales se hibridaron, al menos, en dos momentos distintos; hace 100.000 años y hace 50.000 años.

Representación de un grupo de sapiens migrando. Fotografía: Iván Heredia (CSIC).
Para realizar un estudio completo y comparativo, se han tenido en cuenta fósiles de neandertales hallados en zonas distantes entre sí. Se han utilizado restos de la cueva de El Sidrón (España), de Vindija (Croacia) o de un denisovano de Siberia. “La secuenciación del cromosoma 21 de restos procedentes de la cueva asturiana de El Sidrón y de la cueva croata de Vindija señalan que los neandertales europeos no tienen genes de H. sapiens, al menos en ese cromosoma. Es decir, puede que estos grupos neandertales no coincidieran con los sapiens o, si lo hicieron, no tuvieron descendencia”, comenta el investigador del CSIC Carles Lalueza.

Los datos conseguidos parecen coincidir y corroborar los últimos descubrimientos arqueológicos, como lapresencia del Homo sapiens en China desde hace 120.000 años. Otro hallazgo que puede corroborar esta teoría pueden ser las herramientas de piedra encontradas al sur de Arabia. Según Rosas: “Estos descubrimientos tienen una clara implicación en el modelo evolutivo. Sabíamos desde hacía décadas que hubo una salida temprana de sapiens fuera de África, por los restos encontrados en los yacimientos israelíes de Skhul y Qafzeh. Pero al no tener más datos paleontológicos, esta salida fue considerada por muchos como una migración fallida, al no haber ido más allá del Próximo Oriente”.

Para los investigadores de este trabajo aún queda por determinar el alcance de la primera salida del Sapiens fuera de África y su contribución a la diversidad genética actual.

Este estudio multidisciplinar, en el que ha participado el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) ha sido publicado en el último número de la revista Nature.

Fuente: CSIC.

0 comentarios :

Publicar un comentario