jueves, 4 de febrero de 2016


La desigualdad entre países ricos y pobres cada vez se hace más patente. Esto también se hace notar en las cifras de mortandad por cáncer, enfermedad que según la Agencia Internacional del Cáncer (IARC) causará cerca de 15 millones de muertes por año de aquí a 2035.

El último estudio sobre las cifras de supervivencia global de cáncer (CONCORD-2) recabó datos de 67 países llegando a la conclusión de que la enfermedad es más letal en unas regiones que en otras. Así, en los países con bajos y medios ingresos se producen 5,5 de los 8 millones de muertes anuales por cáncer en el mundo.

El triste caso de Jianhui Zhao dió la vuelta al mundo. Fotografía: EFE.
Sirva de ejemplo un de los casos más mediáticos, el del niño chino Jianhui Zhao. A finales de 2015 y con tan solo seis años, dejó de recibir su tratamiento contra la leucemia mieloide aguda a causa de la precariedad económica de su familia. El 6 de diciembre falleció a raíz de esa enfermedad.
Marina Pollán, experta en epidemiología del Cáncer en el Instituto de Salud Carlos III, analiza el problema: “En el ámbito internacional es fácil observar cómo en los países con un alto nivel de desarrollo existen importantes diferencias entre incidencia y mortalidad, lo que refleja que muchos pacientes sobreviven […] En el otro extremo, para los países con menos desarrollo las tasas de incidencia y mortalidad son mucho más parecidas, ya que la supervivencia es inferior. Pero, aunque existen importantes discrepancias, a veces no se explican totalmente por el nivel socioeconómico”.

Para algunos expertos como Mª Dolores Chirlaque, especialista en medicina preventiva y salud pública que trabaja en el Registro de Cáncer de Murcia, detectar un tumor a tiempo no es lo único que cuenta: “El diagnóstico en fases tempranas de la enfermedad mejora el pronóstico, pero también hay que disponer de suficientes recursos y gestionarlos de manera eficiente”, asegura. Las condiciones sociales y económicas pueden suponer u aumentar la exposición a los factores de riesgo. Tal y como explica la especialista “El tipo de alimentación, la realización de actividad física, el control de las infecciones, la exposición a factores ambientales, la obesidad, etc. están condicionados por el estado socioeconómico de las personas, del entorno y de la comunidad en la que viven”. 

La percepción global es que el cáncer es un problema más común en países desarrollados pero según van mejorando las condiciones de vida de las naciones de bajos y medios ingresos, van apareciendo problemas crónicos como este. Y es ahí donde radica el problema ya que, por ejemplo, mientras que en Europa hay un acelerador para aplicar radioterapia por cada 500.000 habitantes, en India hay uno para 5 millones de personas.

En los casos de menor nivel socioeconómico Josep María Borrás, investigador en el Instituto Catalán de Oncología (ICO) y coordinador de la Red Temática de Investigación Cooperativa en Cáncer, opina que: “No se va menos, pero en general se va más tarde […] Creo que esta es la cuestión principal. En estos casos de mayor desigualdad, a veces se retrasa la visita al médico porque no se valoran suficientemente los síntomas iniciales, y eso que la interpretación del síntoma se está homogeneizando mucho. Probablemente hace diez o quince años, que era cuando se hacían estos estudios, era más cierto que ahora”.

En azul incidencia, en rojo mortalidad del cáncer. A la izquierda hombres a la derecha mujeres.
Datos de GLOBOCAN. Fotografía: IARC. OMS.
Los expertos proponen muchas acciones para cambiar esta situación. Se han realizado estudios e incluso se habla ya de presupuestos, como el publicado en The Lancet. Este paquete de medidas, que incluye el acceso a medicamentos para el dolor a base de opioides, requeriría, si se aplican plenamente, 20.000 millones de dólares por año, o el 3% del gasto público total gastado en salud en los países de ingresos bajos y medios (que llegaría al 13% en los más pobres).

Además de dinero, los expertos advierten la necesidad de personal cualificado y el apoyo a campañas como la que está llevando a cabo IARC con la Iniciativa Mundial para el Desarrollo de Registros de Cáncer o la labor que realiza la Agencia Internacional de Energía Atómica proporcionando radioterapia a países porbres.

Fuente: Agencia SINC

0 comentarios :

Publicar un comentario