lunes, 15 de febrero de 2016


Durante los cincuenta años de existencia del IATA, ubicado en Paterna (Valencia), se ha convertido en un referente internacional en lo que se refiere a la ciencia y tecnología de alimentos. En este centro se estudian maneras de optimizar nuestra nutrición y salud, sin dejar de lado el sabor de los alimentos. Jamones con menos grasa o identificación de bacterias que mejoran la vida de los celiacos son algunas de sus investigaciones más punteras.

Fotografía: CSIC.
Para celebrar tan redondo cumpleaños se ha celebrado un acto con la presencia de José Ramón Urquijo, vicepresidente de Organización y Relaciones Institucionales del CSIC, José Pío Beltrán, el delegado del CSIC en la Comunidad Valenciana y Cristina Molina Rosell, directora del centro. “En estos 50 años de historia, el IATA se ha convertido en un centro pionero de referencia nacional e internacional en ciencia y tecnología de alimentos, y ha realizado una trasferencia efectiva de los resultados al sector industrial”, señala Molina Rosell.

En este instituto no se desatiende ninguna de las fases de nuestra alimentación. Es por ello que se atiende desde el funcionamiento de la población microbiana intestinal hasta la conservación de los alimentos. “La actividad investigadora del IATA prosigue en la innovación en productos derivados de cereales, carnes y productos cárnicos, post-recolección de cítricos, estudios de percepción sensorial con consumidores, modelización de procesos de conservación de alimentos, envases inteligentes y control de riesgos bióticos y abióticos”, detalla la directora. “A ello se une una intensa actividad en el ámbito de la biotecnología de alimentos, en el sector enológico, así como en el ámbito de las bacterias lácticas, su papel en el procesado de alimentos y su influencia en procesos metabólicos”.

Durante esta intensa vida innovadora, el centro ha dado a luz a algo más que a publicaciones o trabajos de investigación. “Asimismo, las investigaciones en agronomía, medio ambiente y recursos naturales han generado el Instituto de Biología Molecular y Celular de Plantas y el Centro de Investigaciones sobre Desertificación”, indica la directora.
Fotografía: CSIC.
Fuente: CSIC.

0 comentarios :

Publicar un comentario