viernes, 29 de enero de 2016


Despiece del exoesqueleto. Fotografía: UNAM.
Se está desarrollando un prototipo para apoyar a personas que hayan perdido movilidad en sus muñecas. Servirá para casos causados por una embolia, accidentes deportivos, de trabajo… El diseño se está realizando en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y está capitaneado por Miguel Ángel Padilla Castañeda y Juan Salvador Pérez Lomelí.

Con este exoesqueleto se podrán realizar los movimientos semejantes a seguir la forma de un abanico (llamado aducción-abducción), al de arriba para abajo (pronación-supinación) y al parecido a estirar la mano para mover una espada (flexión-extensión). “Con ello los pacientes pueden tener rehabilitación ortopédica y ensayar una y otra vez la relación entre la función mecánica de la muñeca y la orden neuromotora que viene del cerebro”, explicó Pérez Lomelí, diseñador industrial y maestro en sistemas de diseño asistido por computadora.

Juan Salvador Pérez Lomelí. Fotografía: UNAM.
El dispositivo, formado por una base fija y tres círculos para cada uno de los movimientos, mide 25 centímetros de largo y tiene un diámetro interior a 14 centímetros y otro exterior de 20. El prototipo está construido de plástico PLA (un plástico frágil pero fácil de imprimir) pero el prototipo final será de acero fundido.

El dispositivo se completa en el Taller de Prototipos del CCADET (Centro de Ciencias Aplicadas y Desarrollo Tecnológico) con cuatro motores de precisión suizos, diez sensores, un monitor y un software desarrollado por Castañeda. “La idea es que la rehabilitación mecánica se pueda vigilar visualmente en tiempo real para saber si cada ejercicio se realiza de forma correcta y si el paciente tiene avances”, añadió Pérez Lomelí.

Se espera que el prototipo completo, con la parte de software y visualización, esté listo en 2017. La idea es conseguir un prototipo de bajo costo ya que en países de Europa y Estados unidos existen otros más sofisticados pero inaccesibles para la mayoría de los mexicanos.  “Con un exoesqueleto que tenga las funciones básicas podemos ayudar a mucha gente de nuestro país y de América Latina”, destacaron los responsables. Mientras trabajan en este proyecto, ya se piensa en la protección con una patente o modelo industrial, así como en una versión portátil, que algunos pacientes podrían llevar a sus hogares e incluso fabricado con impresión 3D.

Fuente: Agencia DiCYT.

0 comentarios :

Publicar un comentario