martes, 26 de enero de 2016


En un reciente estudio internacional, en el que ha participado el CSIC, se ha analizado las pautas migratorias de 70 cigüeñas con emisores miniaturizados. Tas seguirlas por poblaciones de Europa, Oriente Medio, Asia y África se ha llegado a la conclusión de que invernar cerca de los humanos reduce su coste de vida.

Fotografía: Pixbay.
“Las cigüeñas que pasan el invierno en latitudes al norte del Sahara, en comparación con las que invernan al sur del desierto, ocupan zonas muy humanizadas y reducen la distancia y el coste energético total de sus migraciones. Sin embargo, paradójicamente, aumentan ese coste diario mientras migran, ya que en Europa no hay tantas corrientes térmicas como en África, donde estas columnas de aire caliente les facilitan el vuelo y el ahorro de energía. Por ello, volar en África les sale un 15% más barato. Además, hemos descubierto que en muchos casos se alimentan de vertederos en lugar de comer sus presas naturales”, explica el investigador del CSIC Julio Blas, de la Estación Biológica de Doñana.

Además, el investigador apunta que es muy importante conocer la ruta de estas cigüeñas para conservar estas especies, comprender la transmisión de algunas enfermedades y los servicios que prestan al ecosistema como por ejemplo la polinización. Dichas rutas pueden variar desde la que cruza nuestra península hasta otras muy diferentes, de hasta 16.000 km (a través del estrecho del Bósforo hasta Sudáfrica).

Fuente: CSIC.

0 comentarios :

Publicar un comentario