lunes, 7 de diciembre de 2015


La cumbre de París (COP21) tiene programado su final para el próximo viernes 11 de diciembre. Durante la anterior semana se ha elaborado el que parece que va a ser el borrador de un acuerdo que a priori está siendo tachado de poco ambicioso por los científicos y las organizaciones ecologistas.

A pesar de las críticas, los dignatarios y asistentes a la XXI Conferencia Internacional sobre Cambio Climático son optimistas. Francia tiene claro que no se debe superar un aumento de temperaturas de 2 ⁰C pero aún así hay dos puntos, relacionados con los aspectos económicos, que deben tratarse y cerrarse en esta semana. La financiación a largo plazo y el abandono de los combustibles fósiles son el caballo de batalla a tratar durante la recta final de esta serie de reuniones que mantendrán ahora los ministros de los 195 países participantes.

Las opciones parecen bien definidas en el texto que se ha establecido en la primera semana. Pero “aún queda una larga y dura semana de negociaciones clave para el futuro del planeta”, declara Martin Kaiser jefe de Negociaciones Climáticas Internacionales de Greenpeace.

Fotografía: Geenpeace
Fijar el objetivo mínimo de no superar los 2 ⁰C podría suponer un peligro irresponsable y conformista para todo el planeta.  “Tenemos que tener la ambición de ir más allá”, dijo Laurient Fabius presidente de la COP21 en la sesión inaugural de esta segunda semana. Para ello, el acuerdo deberá prever ciclos de cinco años a partir de 2020, “para que los estados reexaminen sus compromisos y los refuercen en función de los datos científicos disponibles”, ha apuntado el ministro de asuntos exteriores francés. Pero además aprovechaba para mandar un mensaje al margen del ecologismo. “Esta semana tendréis la oportunidad de contribuir a eliminar la pobreza, a desarrollar las energías limpias, y a crear empleo, abrir perspectivas y hacer renacer la esperanza para el mañana”.

Fuente: Agencia SINC.

0 comentarios :

Publicar un comentario