jueves, 17 de diciembre de 2015


Fotografía: Pixbay.
Aunque era algo que se suponía, hasta ahora no se había demostrado con certeza científica. Ahora un equipo liderado por la Universidad de Granada lo ha hecho. La depresión no es solo una enfermedad mental, si no que afecta al cuerpo físicamente alterando el estrés oxidativo, causando problemas a todo el organismo.

Con los resultados obtenidos tras el estudio se podría explicar de manera significativa la asociación que existe entre la depresión y las enfermedades cardiovasculares y el cáncer, además de por qué las personas con depresión sufren una mortalidad más temprana. A su vez puede servir para buscar nuevos medios en los tratamientos y la prevención de depresiones. 

La investigación se ha realizado sobre 3961 personas. Es la primera vez que se publica un trabajo sobre los efectos en el organismo de quienes sufren depresión, al menos de estas características. Los científicos han podido comprobar que, tras el tratamiento farmacológico convencional de una depresión, los niveles de malondialdehido (un marcador de la degradación oxidativa de la membrana celular) se reducen significativamente en los pacientes, hasta no distinguirse de los individuos sanos. Paralelamente, los niveles de zinc y de ácido úrico se elevan hasta normalizarse (algo que no ocurre con la superóxido-dismutasa).

Los resultados de este trabajo han sido publicados en la prestigiosa revista Journal of Clinical Psychiatry.

Fuente: Agencia DiCYT.

0 comentarios :

Publicar un comentario