miércoles, 9 de diciembre de 2015


Tras un estudio internacional en el que ha participado el CSIC se ha dado a conocer un nuevo material híbrido basado en el grafeno y en moléculas magnéticas. Del grafeno conocemos muchas propiedades y características, por eso sabemos que carece de magnetismo, como todos los derivados del carbono. Actualmente se le están buscando utilidades y maneras de exprimir al máximo sus capacidaes.

Fotografía: CSIC.
“El grafeno tiene un gran potencial en el desarrollo de dispositivos electrónicos, con aplicaciones que van desde el almacenamiento de energía en ‘superbaterías’ a la fabricación de pantallas y dispositivos más flexibles. Sin embargo, en campos como la espintrónica, base de la grabación magnética y la tecnología de discos duros, la ausencia de magnetismo del grafeno suponía un obstáculo”, explica el investigador del CSIC Fernando Luis, del Instituto de Ciencia de Materiales de Aragón, centro mixto del CSIC y la Universidad de Zaragoza.

Al nuevo material desarrollado se le han dopado nuevos átomos que si tienen esas propiedades magnéticas. El elemento empleado ha sido el hierro, el cual ha sido añadido a una lámina de grafeno. “Lo más sorprendente es que la presencia del grafeno modifica de manera radical el magnetismo de las moléculas. Los resultados muestran que el grafeno apantalla de manera muy eficiente los espines moleculares de fuentes de ruido tales como vibraciones o campos electromagnéticos”, añade el investigador.

Para los autores del trabajo este avance supondrá una mejora para las aplicaciones con el grafeno. “Por una parte, el dopaje de grafeno con moléculas magnéticas puede aproximarnos a la fabricación de nuevas memorias o sensores magnéticos. Por otra, la protección que el grafeno brinda a los espines puede resultar clave para usar las moléculas como unidades de información, o qubits, de un futuro ordenador cuántico. Una ventaja adicional es que campos eléctricos generados por el grafeno pueden inducir la realización de operaciones cuánticas a velocidades mucho mayores que las accesibles usando campos magnéticos”, concluye Luis.

Este avance será publicado en la revista Nature Materials.

Fuente: CSIC.

0 comentarios :

Publicar un comentario