jueves, 22 de octubre de 2015


Emulando "Star Wars" pero sin rayo mortífero la estrella WD 1145 + 017 ha desintegrado un objeto grande y rocoso. Esta estrella es una enana blanca y probablemente tenga en su órbita más de seis cuerpos como el que ha destruido.

Fotografía: Mark A. Garlick
Es el primer objeto planetario detectado en el trayecto de una enana blanca, según han publicado en Nature investigadores del Harvard-Smithsonian Center for Astrophysics (EE.UU.). Para ello han utilizado el observatorio espacial Kepler y varios telescopios terrestres. Por su peso, en principio, esos elementos deberían hundirse rápidamente hacia el interior de la estrella, pero no lo hacen. 

La causa podría deberse, según a conclusiones del estudio, a que tal vez provengan de cuerpos rocosos fragmentados, como asteroides o planetoides (como el de la imagen que ilustra esta noticia).
Estos planetesimales son demasiado pequeños para detectarlos directamente, así que para encontrarlos registramos sus tránsitos a través de las nubes de polvo que dejan, mucho más grandes. WD 1145 + 017 tiene un disco de escombros polvorientos y  tras analizarlo, su espectro muestra líneas de elementos pesados ​​como el magnesio, aluminio y silicio. Con los resultados obtenidos los investigadores saben que fueron depositados alrededor de la enana blanca en el último millón de años.

La mayoría de las estrellas, incluido el Sol, se convertirán en enanas blancas después de que hayan agotado su combustible nuclear. Sus atmósferas a menudo contienen elementos más pesados ​​que el helio. Cuando se destruyen tardan millones en morir y de ahí a entonces, los sistemas solares de estas estrellas acaban siendo una capa fina de polvo metálico sobre la superficie del astro.

Fuente: Agencia SINC.

0 comentarios :

Publicar un comentario