jueves, 29 de octubre de 2015


En la revista Nature publican que la nave Rosetta ha descubierto oxígeno molecular (O2) en la nube de gas, denominada coma, que rodea el núcleo del cometa 67P o Churyumov-Gerasimenko.
Anteriormente se había detectado esta molécula en otros cuerpos helados como las lunas de Júpiter y Saturno pero nunca en una coma. Esto plantea algunas nuevas incógnitas sobre la formación de nuestro sistema solar. Las cabelleras (como también se les llama)  de la mayoría de los cometas están compuestas principalmente por agua (H2O), monóxido de carbono (CO) y dióxido de carbono (CO2).

El cometa 67P en julio de 2015 a solo 154km. Fotografía: ESSA / Rosetta / NAVCAM
André Bieler de la Universidad de Michigan es quien que ha liderado esl estudio que ha registrado los datos entre septiembre de 2014 y marzo de 2015, mediante el espectrómetro de masas ROSINA-DFMS de la nave Rosetta. Las medidas, tomadas revelan una abundancia media de oxígeno molecular de alrededor un 3,80 %, en relación con el agua.

“Nuestras observaciones indican que el ratio O2/H2O en la coma es isotrópico (no depende de la dirección en que se examina) y no cambia sistemáticamente con la distancia al Sol”, señalan Bieler y su equipo.

Estos datos indican que el O2 primordial, el que estaba presente en la nube molecular de la que se formó el sistema solar, fue incorporado al núcleo del cometa durante su formación, lo que no concuerda con algunos límites establecidos en los ratios por las observaciones remotas.

Fuente: Agencia SINC.

0 comentarios :

Publicar un comentario