jueves, 15 de octubre de 2015


Ha ocurrido en el yacimiento de Las Hoyas en Cuenca. Allí un equipo liderado desde la Universidad Autónoma de Madrid ha encontrado los restos de un mamífero, el único hallado hasta la fecha en este ecosistema. Este fósil presenta las primeras evidencias evolutivas de pelo en este tipo criaturas a las que pertenecemos, los mamíferos. “Se trata de la primera especie fósil que revela de modo inequívoco la estructura microscópica del pelo que recubre la piel de los actuales mamíferos”, afirmó Ángela D. Buscalioni, directora del proyecto I+D Las Hoyas y miembro de la Unidad de Paleontología de la UAM.
Reconstrucción del mamífero. Fotografía: Óscar Sanisidro.
La nueva especie, Spinolestes xenarthorsus, tenía diminutas espinas en su espalda y era similar a la zarigüeya. Vivió hace 125 millones de años y se alimentaba probablemente de insectos. Sus principales características son un oído medio desarrollado, unas vértebras lumbares con múltiples articulaciones y unos molares con tres cúspides.

“El hallazgo demuestra que, contrario a lo que se creía, la evolución del pelo, junto con otras estructuras de la piel, no ocurrió gradualmente, sino que tuvo lugar simultáneamente en el origen del linaje”, detalló la investigadora.

Jesús Marugán-Lobón, del mismo equipo de trabajo, resaltó que “Spinolestes conserva los bronquiolos pulmonares y el contorno del hígado, demarcando la ubicación del diafragma, lo que ​proporciona la huella más antigua del sistema respiratorio en mamíferos”.

Técnicas de microscopía electrónica de barrido (SEM), tomografía computarizada (TC) y análisis de composición mineral por energía dispersiva de rayos X (EDAX), han permitido obtener imágenes a nivel celular del tejido blando y el pelo de este pequeño excavador. El estudio se presenta esta semana en la revista Nature.
Restos fósiles del Spinolestes xenarthrosus. Fotografía: UAM.
Fuente UAM vía Agencia SINC.

0 comentarios :

Publicar un comentario