lunes, 26 de octubre de 2015


Tras el análisis de un centenar de cafés comercializados y recogidos en supermercados de España se ha detectado un nivel alto de estos metabolitos tóxicos producidos por los hongos. Los resultados no son alarmantes según los autores del estudio pero recomiendan evaluar la producción para reducir este contaminante natural y el riesgo en la población.
Café molido. Fotografía: Jarmoluk / Pixbay.
Las micotoxinas son compuestos formados por hongos como el Aspergillus o Fusarium que son capaces de generar problemas de salud. Estas sustancias pueden llegar a ser cancerígenas, hepatotóxicas y afectar al sistema hormonal e inmunológico. Aún no se ha realizado evaluación del riesgo y en consecuencia apenas hay normativa al respecto.

“La única micotoxina legislada es la ocratoxina A, que hemos detectado en bajas concentraciones en el café, aunque en cinco de las muestras se excedían los límites máximos permitidos”, explica Emilia Ferrer, una de las autoras.  “La ausencia de legislación en el café para el resto de las micotoxinas detectadas, sus efectos tóxicos y los valores de concentración obtenidos hacen necesario prestar especial atención a estos contaminantes en un producto tan consumido” añadió.

En la realización de los análisis, los investigadores han utilizado una metodología denominada 'cromatografía líquida acoplada a espectrometría de masas en tándem', donde se combina una técnica de separación de moléculas a otra para identificarlas según su peso. En la actualidad estudian la posible reducción o interacción de las micotoxinas con los componentes del café y otros alimentos, porque no todas se comportan igual, además de observar cómo afectan los distintos tratamientos tecnológicos, como las temperaturas y los tiempos, por ejemplo.

Los resultados conseguidos por investigadores de la Universidad de Valencia están publicados en la revista Food Control.

Fuente: Agencia SINC.

0 comentarios :

Publicar un comentario