viernes, 11 de septiembre de 2015



España es un país rico en muchos ámbitos. Vivimos en una tierra con un paisaje diverso y cambiante, con multitud de ecosistemas. Uno de ellos, con varias especies protegidas, es Monfragüe. Ahora que han pasado los meses de calor se presenta una buena época para visitarlo.

Este parque nacional se encuentra situado en Extremadura, cerca de las localidades de Plasencia, Trujillo y Cáceres. Posee más de 18.000 hectáreas y es un paraíso para los amantes de las aves puesto que allí se puede ver al águila imperial, los famosos buitres, las cigüeñas negras... Aquellos que gusten de la fotografía y el senderismo deberán anotar estos parajes en su agenda antes de guardar su cámara y limpiar su botas. Por supuesto no se puede mencionar este parque sin hablar del Tajo, río que lo vertebra, regándolo y dotándolo de vida.

Un punto inevitable de la visita es el castillo de Monfragüe. Esta fortaleza que data del siglo IX fue construida por los árabes sobre una fortificación celta. Ofrece una vista completa de todo el parque y el embalse de Alcántara.


Para aquellos que nunca lo han visitado posee un buen Centro de Visitantes en Villareal de San Carlos con varios museos, o centros de interpretación, donde el excursionista y los más pequeños pueden informarse completamente para recibir toda la atención que necesiten. El apetito y el cansancio también se pueden aplacarse aquí puesto que la zona tiene sus restaurantes y casas rurales.


Para realizar una visita completa la web del ministerio ofrece una Guía del visitante.


Fotografías: Francisco Jesús Tejeda White.


0 comentarios :

Publicar un comentario