martes, 22 de septiembre de 2015


En la Fundación del Instituto Valenciano de Infertilidad (FIVI) han demostrado por primera vez en la historia la conocida como "hipótesis Barker". Esta conjetura sostiene que una madre puede variar la información genética del hijo incluso si el óvulo es de una donante o si se recurre a un vientre de alquiler. Esta noticia se ha publicado en la revista Development.
Uno de los autores del trabajo, Felipe Vilella, declaró a la fuente de este artículo: “con esto se rompe el rechazo inicial de aquellas madres que tienen que recurrir a la donación ovocitaria para cumplir sus deseos reproductivos. Los genes no van a ser los suyos, eso es imposible, pero sí que podrán modularlos con su carga genética”.
Unión de un exoma materno a una célula de un embrión de ratón.
Fotografía: IVI.
Además, este estudio alerta a aquellas personas que optan por un vientre de alquiler (en los países en los que está legalmente permitido) sobre la importancia de la madre de sustitución y el papel que desempeña en dicho vínculo con el embrión. “Este hallazgo muestra un intercambio entre endometrio y embrión, algo que ya sospechábamos por la coincidencia de algunos rasgos físicos entre madres e hijos de ovodonación, así como por la incidencia de enfermedades en los niños relacionados con patologías maternas durante la gestación, como obesidad o tabaquismo”, añadió Vilella.
La transmisión de moléculas entre gestante y embrión se produce antes de que este se implante en el endometrio. Esto es así porque cuando se produce la fecundación, el embrión tarda unos cinco días en trasladarse desde las trompas de Falopio hasta la cavidad uterina. Una vez allí, la implantación no se produce hasta las siguientes 24 a 36 horas, momento en que se adhiere al endometrio. Durante ese periodo de tiempo es cuando la gestante secreta su líquido endometrial con información genética que es tomada por el embrión, modificando así su desarrollo. “Es como si la madre le dijera al embrión ‘mi endometrio está listo’”, explico Villela.
De este modo, en los países donde se permite la subrogación del útero se podrá dar más importancia al historial de hábitos previos de la gestante o evitar males futuros como la obesidad o la diabetes.
Fuente: Agencia SINC

0 comentarios :

Publicar un comentario