lunes, 24 de agosto de 2015


En época de incendios no está mal destacar estos seis estudios que en la revista Science remarcan los problemas y amenazas a los que se enfrentan los bosques. Alertan de que en el siglo XXI el daño podría ser irreparable.
Incendio en bosque boreal. Fotografía: Yan Boulnager.
Uno de los más afectados son los bosques boreales que entre otros problemas "se enfrentan a invasiones de insectos, sequías e incendios, lo que ha aumentado la mortalidad de los árboles en las últimas décadas", apunta Susan Trumbore, del Instituto Max Planck de Biogeoquímica (Alemania) y de la Universidad de California en Irvine (EE UU), y una de las autores del especial de la revista. Los bosques boreales sufren el cambio climático con aumentos de 0,5 ºC por década, y podrían alcanzar un incremento de 6 a 11 ºC en las regiones más al norte para 2100.

Según los expertos, un clima más cálido provocaría una disminución de estos bosques e incluso su pérdida. Por ello, sugieren prácticas de gestión sostenibles, como un plan de abastecimiento de madera. Susan Trumbore y su equipo subrayan en otro estudio que la salud de los bosques necesita ser monitorizada, sobre todo por la alta dependencia de los humanos a estos medios ecológicos..

Una gran parte del área forestal del planeta, el 30%, se encuentra en el norte de Canadá, Rusia, Alaska (EE UU) y Escandinavia. Los bosques de estas regiones  “a lo largo de este siglo podrían alcanzar el punto de no retorno”, afirma Anatoly Shvidenko, del IIASA y uno de los autores del trabajo. Como todos sabemos estos ecosistemas desempeñan un papel esencial en el sistema climático de la Tierra al al convertir el dióxido de carbono de la atmósfera, además de ser un gran ecosistema y fuente de recursos.

Con el aumento de las temperaturas, se incrementan las sequías, que, según un estudio liderado por el departamento de Agricultura y Servicio Forestal de EE UU, está provocando que las temperaturas de los bosques estén por encima del umbral de sostenibilidad. A pesar de que los árboles hayan resistido durante milenios a periodos de sequías, los autores sostienen que los incrementos de temperatura más recientes están causando sequías más intensas, lo que pone a prueba la habilidad de los bosques para sobrevivir ante tales extremos climáticos. Aquí entran también en juego los grandes incendios, cada vez más destructivos en el caso de España, que podrían modificar de manera severa la temperatura actual de los bosques.

En el caso de los bosques tropicales el investigador Simon Lewis, del departamento de Geografía de la University College London (Reino Unido), investiga la importancia que desempeñan estos bosques en su papel en la regulación del clima global a través de la transpiración (pérdida de agua a través de las hojas), la formación de nubes y la circulación atmosférica.

Vertido de petróleo. Fotografía: Simon Lewis.
Para Trumbore, estos bosques son los que tienen una situación más delicada "ya que son los que más área están perdiendo a través de la deforestación, aunque las tasas hayan disminuído", advierte. “Esta degradación severa de los bosques tropicales continuará a menos que se establezcan medidas de nuevo desarrollo que no impliquen destrucción”, señalan los expertos en el estudio.

Además el especial de la revista Science trata las plantaciones forestales, que están expuestas a plagas y patógenos ya que presentan una naturaleza uniforme. Uno de los trabajos achaca la globalización a este problema, que podría resolverse a través de la ingeniería genética.

Sin embargo, los autores lamentan la falta de inversiones, y de esfuerzos de coordinación a escala global para crear “barreras” que protejan a estos árboles.

Fuente: Agencia SINC

0 comentarios :

Publicar un comentario