lunes, 24 de agosto de 2015


El IceCube es un detector de partículas que se encuentra enterrado bajo el hielo de la Antártida. En 2013 presentó pruebas de la presencia de hasta 28 neutrinos cósmicos. Estás partículas poseen energía muy alta y proceden de lejanos aceleradores cósmicos tales como agujeros negros o explosiones de estrellas masivas.

Ahora en la revista Physical Review Letters se publica la detección de 21 muones de ultra-alta energía, unas partículas secundarias que se crean en raras ocasiones. El hallazgo ofrece una nueva confirmación de la existencia de estos neutrinos desde dentro y fuera de nuestra galaxia.

En la imagen, uno de los eventos de neutrinos de alta energía detectados tras rastrear millones de partículas en el cielo desde el laboratorio IceCube en el Polo Sur.

Fotografía: Agencia SINC
Fuente: Agencia SINC

0 comentarios :

Publicar un comentario