viernes, 28 de agosto de 2015


Marie Curie. Fotografía: Archives P. et M. Curie /APF
La científica doblemente ganadora del Premio Nobel (física y química), Marie Curie, murió en 1934 a raíz de una anemia aplástica causada por la prolongada exposición a los elementos radiactivos con los que trabajaba, el polonio y el radio.

Un nuevo informe revela que habrá que esperar 1500 años para que esa radiactividad disminuya. A día de hoy sus objetos personales como ropa, libros, anotaciones... siguen contaminados tal y como informa The Christian Science Monitor. Los cuadernos de la Doctora Curie son considerados un tesoro nacional y científico y eso por eso que se conservan, pero dada su peligrosidad se conservan en cajas forradas con plomo en la Biblioteca Nacional de Francia en París.

La biblioteca permite a los visitantes observar los manuscritos de la científica, pero firmando una renuncia de responsabilidad y usando un equipo de protección, puesto que los objetos están contaminados con el radio 226, que tiene una vida media de 1.600 años.

El cuerpo de Curie fue enterrado junto con el de su marido Pierre, ambos cuerpos permanecen contaminados por la radiación y por lo tanto fueron colocados en un ataúd forrado con aproximadamente una pulgada de plomo.


0 comentarios :

Publicar un comentario