lunes, 13 de julio de 2015


Investigadores del departamento de Química Analítica, de la Universidad de Córdoba (UCO), han probado en laboratorio un nuevo sensor fluorescente que detecta nanopartículas de plata en cremas de belleza. La diferencia con otros métodos es que en este caso la detección se realiza en menos de un minuto. Algunas de estas sustancias, imperceptibles al ojo humano, se caracterizan por su toxicidad, por lo que su uso, según indican los expertos, podría suponer un riesgo para la salud a largo plazo.
El método analítico es rápido y económico. Está destinado no sólo a la industria cosmética, sino también a aquellas empresas que miden la acumulación de estos nanomateriales en otros ámbitos como la aguas de los ríos. Y es que estas partículas están presentes en cantidades muy pequeñas en objetos de la vida cotidiana: jabones, plásticos, textiles (por ejemplo en calcetines donde actúan como agente antimicrobiano eliminando el olor) o en productos farmacéuticos y electrónicos. También llegan al medio ambiente, ya que el agua utilizada en estos procesos industriales es tratada en depuradoras para, posteriormente, ser usada en regadíos y cultivos.
Los resultados son inmediatos. Foto: Fundación Descubre
Los investigadores inciden en que estas sustancias no suponen ningún riesgo para la salud debido a que su presencia en estos artículos es ínfima. “Sin embargo, su acumulación podría tener efectos nocivos en un plazo de veinte o treinta años por lo que hemos desarrollado un sensor para cuantificarlas de forma sencilla y eficaz”.
La novedad de este detector con respecto a otros dispositivos utilizados con el mismo fin es que identifica las nanopartículas a través de la fluorescencia. “El sensor está formado por unas nanopartículas esféricas de carbono fluorescentes cuya intensidad varía dependiendo de la cantidad de plata”, relata Angelina Cayuela de la UCO.
El dispositivo también destaca por su sencillez y un coste económico asequible ya que, según los investigadores, los otros métodos utilizados para determinar nanopartículas de plata necesitan una tecnología más compleja que incrementa el precio del sensor. Los detalles se publican en la revista Analytica Chimica Acta.
Aquellos que quieran saber cómo funciona en profundidad pueden saber que para el diseño del sensor, los investigadores han recurrido a los puntos cuánticos de carbono (carbon dots), un nanomaterial inocuo y compatible con el medio ambiente. Sobre estos carbon dots se coloca una sustancia que funciona como un imán con las nanopartículas de plata: las atrae y las agrega formando una especie de pelota. Cuanto mayor es la aglomeración, menor es la intensidad de la fluoresencia.
Los investigadores realizaron pruebas con tres marcas comerciales de cosméticos, detectando nanopartículas de plata en todas. “Son cantidades pequeñas, minúsculas, que apenas inciden en la salud.”, indica Cayuela. 

Fuente: Agencia SINC

0 comentarios :

Publicar un comentario