jueves, 2 de julio de 2015


Los ibicencos pueden tener mucho que objetar pero la ciencia ha demostrado por sí misma que vestir de blanco no es mejor que ir de negro en verano.

Sin duda una de los mejores remedios para protegernos de los rayos del sol en la época veraniega es ponerse a la sombra o tomar baños. Pero estos recursos no siempre están disponibles en plena calle, por lo que la siguiente mejor opción es cubrirse con la ropa o crema adecuada.

En el caso de los productos de protección solar medimos su seguridad y su resistencia a la intensidad solar con el Factor de Protección Solar (FPS). En el caso de la ropa de lo que debemos hablar es del FPU (Factor de Protección Ultravioleta. UPF por sus siglas en inglés). Podemos encontrar este factor en algunas etiquetas de ropa, aunque son pocos los que incluyen esta información. Ya hay varios países que han establecido una escala como la siguiente:

Factor 15-24: buena protección.
Factor 25-39: muy buena protección.
Factor >40: protección excelente.


Por norma general una camiseta ofrece un factor 12 mientras que una negra 20. Pero también hay que tener en cuenta el material empleado y su densidad. En esta última característica destaca el nailon, el "vaquero" o el poliéster. La humedad o un fino grosor de la prenda también disminuyen este factor. Es por eso que existe ya una normativa (UV Standard 801) que ofrece directamente la información al consumidor.

Diferencia entre ropa seca y húmeda. Foto: UV Standard 801.
Además hay que tener en cuenta el efecto invernadero. En el caso de las camisetas blancas se presenta el problema de que nuestro sudor tarda más en evaporarse ya que este color refleja los rayos del astro rey. 

Este verano no os olvidéis de manteneros hidratados, salir en las horas de menos intensidad solar, utilizar una crema adecuada para vuestra piel, utilizar sombrillas y vestir de oscuro.

0 comentarios :

Publicar un comentario