viernes, 3 de julio de 2015


Un grupo de investigadores, contando con la participación de la Universidad Complutense de Madrid (UCM) han demostrado que el consumo de alcohol en exceso de forma puntual produce alteraciones cerebrales “Nuestro estudio prueba una diferente configuración de ciertos circuitos cerebrales en adolescentes y jóvenes que consumen alcohol de manera excesiva comparados con los que no lo hacen”, afirma Luis Miguel García-Moreno, investigador del departamento de Psicobiología de la UCM y coautor del trabajo.

El estudio se ha llevado a cabo estudiando la actividad cerebral de 73 estudiantes que acaban de empezar en la universidad. De este grupo 35 (17 chicos y 18 chicas) admitieron tener borracheras ocasionales y 38 (21 chicos y 17 chicas) apenas bebían. Se considera un consumo excesivo de alcohol cuando se llega a los 60/40 gramos de alcohol concentrados en una única sesión. Los jóvenes no pudieron beber ningún líquido alcohólico las 24 horas antes de realizarse la prueba cerebral o magnetoencefalografía. Las diferencias registradas en cuanto a conectividad neuronal entre uno y otro grupo tuvieron lugar en estado de reposo, sin que los participantes realizarán ninguna tarea cognitiva. “Cuanto más temprano sea el inicio del consumo, más probabilidades hay de que el daño sea mayor”, alerta el científico.

Los investigadores ya han avanzado algunas de sus conclusiones “A nivel conductual y cognitivo hemos observado algunas dificultades en atención y velocidad de procesamiento, problemas de memoria o perfiles de conducta caracterizados por la impulsividad”.

En el trabajo, participa la Universidad de Santiago de Compostela y el Centro de Tecnología Biomédica (Madrid). Ha sido publicado en International Journal of Neural Systems

Foto: Francisco Jesús Tejeda White
Fuente: Universidad Complutense de Madrid
Vía: Agencia SINC

0 comentarios :

Publicar un comentario