viernes, 3 de julio de 2015


Cuba se ha convertido en el primer país del mundo en recibir la validación por parte de la Organización Mundial de la Salud (OMS) de haber eliminado la transmisión de madre a hijo del VIH y la sífilis. “La eliminación de la transmisión de un virus es uno de los mayores logros posibles en la salud pública”, ha explicado Margaret Chan, directora general de la OMS.

Como parte de la iniciativa regional, Cuba ha trabajado para asegurar el acceso temprano a la atención prenatal, a las pruebas para detectar el VIH y la sífilis tanto para las embarazadas como para sus parejas. Desde que se inició este programa, el número de niños que nacen cada año con VIH se ha reducido a casi la mitad, pasando de 400.000 a 240.000 en 2013. Pero, según la OMS, es necesario redoblar los esfuerzos para alcanzar la meta mundial de menos de 40.000 nuevas infecciones infantiles por año para 2015. “El éxito de Cuba demuestra que el acceso universal y la cobertura universal de salud son factibles y, de hecho, son la clave del éxito, incluso en contra de desafíos tan complejos como el VIH", ha afirmado Carissa F. Etienne, directora de la Organización Panamericana de Salud (OPS).

Foto: Pan American Health Organization
La transmisión de madre a hijo de estas enfermedades se considera eliminada cuando las tasas de infección son llevadas a niveles tan bajos que dejan de ser consideradas un problema de salud pública. En el caso del VIH, esto se define como menos de 2 de cada 100 bebés nacidos de mujeres con VIH, que es la tasa más baja considerada posible con los métodos de prevención disponibles en la actualidad. En el caso de la sífilis, la eliminación se define como menos de un caso por cada 2.000 niños nacidos.

Entre los servicios ofrecidos está el sistema de salud equitativo, accesible y universal en el que los programas de salud maternoinfantil se integran con los programas para el VIH y las infecciones de transmisión sexual.

En América Latina y el Caribe, se estima que el número de niños que nacieron con VIH se redujo un 45% entre 2010 y 2013, cuando nacieron 2.324 niños con el virus. Durante ese período, las embarazadas que se realizaron una prueba de VIH habrían aumentado hasta el 74% (19% más que en 2010) y las embarazadas con VIH bajo tratamiento antirretroviral alcanzarían el 93% (34 puntos porcentuales más en tres años).

La cobertura de las pruebas de detección de la sífilis en las embarazadas en América Latina y el Caribe permaneció estable, un 80% según datos de 2013, mientras que el porcentaje de mujeres tratadas varió entre el 13 y el 100% en los países que presentan datos.

Además de Cuba, seis países americanos estarían en condiciones de solicitar la validación de la doble eliminación de estas enfermedades a la OMS: Anguila, Barbados, Canadá, EE UU, Montserrat y Puerto Rico. Ocho habrían eliminado solo la transmisión de madre a hijo del VIH y 14 habrían eliminado solo la transmisión de la sífilis congénita.


Fuente: Agencia SINC

0 comentarios :

Publicar un comentario